El Convenio Colectivo establece la posibilidad de incluir el 30% del salario fijo del trabajador/a en retribución flexible (artículo 43). ¿Pero qué es la RETRIBUCIÓN FLEXIBLE y qué ventajas tiene?

UNA BREVE EXPLICACIÓN

La retribución flexible es un sistema que permite a los trabajadores/as elegir voluntariamente los mecanismos que componen una parte de su salario – el límite es el 30% – en función de sus necesidades y preferencias individuales. Hablamos de un instrumento de ingeniería retributiva con ventajas fiscales, no se trata de pagar menos o más al empleado sino de pagarle mejor y con una mayor adaptación a sus necesidades de cada momento.

Una de las principales ventajas del salario flexible es su tratamiento fiscal. Según empresas de asesoría en esta área “con este sistema se optimiza la fiscalidad y eso se traduce en que el empleado recibe más salario neto sin que cambie su salario bruto. Existe, además, la posibilidad de cambiar los productos según las necesidades que vaya teniendo a lo largo del tiempo”.

Nos resulta difícil entenderlo y nos sobran razones para escepticismo. Muy frecuentemente nos hacemos la pregunta: ¿Me está diciendo que la empresa me va a pagar de otra forma y que es mejor para mí? Hemos seleccionado dos ejemplos de lo publicado sobre el tema.

EJEMPLOS PRÁCTICOS

Ejemplo 1:

Publicado en el Economista la empresa Asla nos expone que “al bajar la base imponible, al trabajador se le aplica un tipo impositivo más bajo, lo que redunda en una menor retención cada mes, y al final del año en el pago de una cantidad menor del impuesto del IRPF. Por ejemplo, si un trabajador con un salario de 22.000 euros al año contase con un plan de retribución flexible basado en ticket restaurante, ticket guardería, ticket transporte y ticket informática, conseguiría un ahorro de alrededor de 1.400 euros al año, lo que supondría aumentar sus ingresos netos en un 6,4%”.

Según Asla es fundamental hacer, una tremenda labor de pedagogía y partir del hecho de que se puede conciliar “sin necesidad de tener pareja o hijos. Lo que hay que hacer es transmitir el mensaje de que estás invirtiendo en su descanso mental, porque les estás facilitando cosas que les ocuparía tiempo y más dinero en caso de hacerlo por su cuenta”, comenta con firmeza. El objetivo que se persigue, responden con unanimidad, es la retención de talento y que el empleado se sienta más comprometido.

Ejemplo 2:

Publicado en elderecho.com, nos trae una tabla práctica sobre el caso:

Según el portal online, “no debemos sin embargo olvidar, que estamos ante un concepto voluntario tanto para la empresa poder ofrecerlo como para el trabajador acogerse a este tipo de flexibilidad salarial, que deberá pactarse por el periodo de un año existiendo la posibilidad de cambiar los productos en años sucesivos adaptando con ello el salario a las necesidades que el trabajador va teniendo.”

VENTAJAS PARA EL TRABAJADOR/A

Flexibilidad, ya que permite a cada persona percibir su salario fijo anual en la forma que mejor satisfaga sus necesidades personales y familiares.

Personalización, porque puede elegir los momentos que más le convengan, o no elegir ninguno.

Renovación periódica, al poder modificar los productos contratados del conjunto retributivo y la cantidad de cada uno de ellos, en función de cómo cambien sus intereses y necesidades.

Voluntario, ya que si la persona no le interesan los productos ofrecidos, existe la posibilidad de percibir el 100% del salario bruto anual.

Económicamente eficiente, porque permite obtener productos o servicios contratados por la empresa en condiciones negociadas colectivamente que, en su volumen, resultan más ventajosas.

Comodidad, al poder hacer los pedidos online en un entorno seguro.

Fiscalmente ventajoso, ya que se aprovecharán de los beneficios fiscales que la Ley del IRPF concede a determinadas formas de retribución en especie, e incrementando su poder adquisitivo hasta un 20% anual porque se admiten productos contra la retribución bruta y no la neta.

VENTAJAS PARA LAS EMPRESAS

Control y contención de costes, porque no incrementa los gastos laborales y mejora los resultados de la empresa.

Atracción y retención del talento, disminuyendo la rotación y mejorando la situación competitiva de la empresa.

Flexibilidad, porque permite realizar cambios en el futuro, motivados por el entorno, la competencia y los profesionales, sin que estas modificaciones sean traumáticas ni costosas para la organización o para los empleados.

Personalización, ya que permite establecer para cada empleado diferentes parámetros en función de sus necesidades y establecer para cada colectivo diferentes presupuestos (hasta un 30% de la retribución fija anual por empleado) en función de sus objetivos.

Comodidad de gestión, al poder definir online en un entorno seguro, los parámetros de su Plan de Retribución Flexible.

INSTRUMENTALIZACIÓN

La retribución flexible deberá de instrumentarse mediante la comunicación del empleado a la empresa sobre los beneficios seleccionados de todos los ofrecidos por la empresa.

Para formalizar el acuerdo entre las partes, deberá firmarse un acuerdo donde se especifiquen los importes detraídos del salario las obligaciones asumidas por parte de la empresa.

Algunos de los instrumentos de flexibilización son:

  • Vales comida.
  • Gastos guardería
  • Equipos informáticos
  • Seguro de salud.
  • Planes de pensiones o aportaciones de la empresa a favor del trabajador.
  • Seguro de accidentes
  • Renting automóvil
  • Formación
  • Alquiler de vivienda
  • Entrega de acciones o participaciones.

COTIZACIONES

Debe considerarse que según la Inspección de Trabajo todo salario flexibilizado cotizará a la Seguridad Social, de esta manera, a todos los efectos legales, las bases de cotización se mantendrán, por tanto el empleado conservará el mismo nivel de prestaciones por desempleo, incapacidad, jubilación….

De la misma forma, la retribución flexible tampoco tendrá incidencia en el cálculo de las indemnizaciones por despido.